La Excuela Ocupar la Política

Armando y organizando tu equipo

Sobre la ruta

Por qué es importante armar un equipo, cómo armarlo y herramientas para su mejor organización. Un equipo de campaña es fundamental para que tu campaña sea exitosa. Te invitamos a recorrer este curso para que veas por qué es importante trabajar con un equipo, cuáles son las principales responsabilidades que debes distribuir, las capacidades que necesitas y cómo puedes trabajar en equipo en tiempos de distancia social. ¡Sumérgete en este curso y encontrarás un importante apoyo para comenzar a armar tu campaña!

Febrero 17, 2021. Por Ocupar La Política

7 razones para formar un equipo de campaña

¿Ya te decidiste a ser candidata, pero no sabes cómo empezar? Nuestro primer consejo sobre el paso inicial es, sin duda: ¡forma un equipo! Un comando de campaña, del tamaño que sea, será indispensable para que tu campaña sea exitosa. 

Puede que estés pensando: formar un equipo no es para mí, puedo hacerlo sola, mi campaña no es tan grande, ni tengo los recursos necesarios. ¡Nada más alejado de la realidad, amiga! Aunque tu campaña sea muy pequeña, existen grandes razones por las cuales es importante formar un equipo.  

1. Una candidata debe ser ¡primero y ante todo! una candidata

¿Qué significa esto? Bueno, debes dedicar la mayor cantidad de tu tiempo en asegurar votos y representar el proyecto de la campaña. En la práctica, esto quiere decir: hablar con personas en el territorio, convencer a potenciales votantes (en persona o a través de los medios) de que eres la mejor persona para ser electa, entusiasmar e inspirar a  voluntarios para sumarse al proyecto que lideras. 

Pero, ese no es todo el trabajo que hay que hacer en una campaña: 

Tener voluntarias requiere organización, seguimiento y vínculo constante, como te mostramos en el curso:

Voluntarias: de la convocatoria a la movilización

Herramientas para desarrollar procesos completos de gestión de voluntariado: desde la convocatoria, pasando por la recepción, hasta la activación de cada voluntaria a una área de apoyo relacionada con sus aptitudes y talentos.

 

Reunir recursos requiere planificación, seguimiento de donantes y organización de las cuentas, como te contamos en el curso:

Captación y movilización de recursos

Acá te guiaremos por los principales pasos para obtener los recursos que necesitas para tu campaña, desde la elaboración de un buen presupuesto y un buen plan de financiamiento, hasta las recomendaciones para pedir dinero.

En definitiva, una campaña exitosa, de cualquier tipo y tamaño, requiere otras tareas, además de ser candidata. 

¿Qué pasa si quieres hacerlo todo tú? 

Es altamente probable que termines abandonando alguna de esas labores por falta de tiempo. ¡Y en ningún caso deberías arriesgar dejar de ser candidata! Ser candidata es un trabajo por sí solo y es tu principal ocupación.

2. El día sólo tiene 24 horas 

Vamos, sabemos que eres una chica superpoderosa, pero aún tú tienes un límite en la capacidad de cosas que puedes hacer al día y a la semana. 

Pensemos, por ejemplo, que tenemos 12 horas para trabajar en nuestra campaña, ya que dedicaremos 12 horas para dormir, descansar, comer y ver a tu familia y amigos. Tu cuerpo y corazón necesitan alimentación si esperas inspirar a otros en este largo camino. 

De esas 12 horas: 

  • 4 horas las dedicas a revisar el cronograma de campaña, planificar la semana y responder los mensajes que llegan a tu mail y redes sociales de campañas. 
  • 2 horas más las dedicas a cotizar materiales de propaganda, pagar a tus proveedores y registrar todos los gastos e ingresos para no perder nada al momento de rendir cuentas en el aplicativo Cuentas Claras. 
  • 4 horas más se te van en diseñar tus materiales de campaña, subir todo a redes sociales y responder el teléfono a tus voluntarias.

Con eso, ya tienes más de 10 horas ocupadas. 

¿Sólo dejarás 2 horas para hablar con votantes? ¿Y si te llaman de alguna radio o diario para dar una entrevista? ¿Y qué pasa con tus donantes? ¿De dónde sacarás el dinero para hacer todo eso que imaginas si no inviertes tiempo en ello? 

Hay muchas cosas que hacer en una campaña y aún no inventamos el reloj de arena de Hermione para que puedas hacerlas todas tú. 

3. La campaña es un proyecto colectivo

Una campaña es una conversación que refleja un proyecto colectivo. Si es así, entonces, ¿por qué deberías hacer todo tú sola?

Sabemos que muchas veces puede darte vergüenza pedir ayuda, porque no sabes si las personas querrán ayudarte a ti o porque parecerá que la campaña es tu proyecto y no el de ellas. ¡Dejemos esos pensamientos de lado!, ¡hazlo ya! 

Una campaña política está ahí porque representa y moviliza ideas que hacen sentido a un colectivo, ya sea a tu territorio, a tu partido político u organización. Y es por esto que muchas personas se sienten convocadas por esas ideas y esos sueños que representa la campaña que tú lideras. 

Muchas otras verán en ti a una persona con prioridades y experiencias con las que se identifican y les gustaría que tú estuvieses representándolas en los espacios de decisión. Por cualquiera de esos motivos, ¡permite que participen en la campaña! Así las harás parte de ese sueño que ellas también comparten 🙂

4. Distintos roles, distintas aptitudes, distintas necesidades

La campaña requiere distintas labores, que a su vez requiere distintos tipos de aptitudes. 

Puede ser que tú seas una muy buena candidata, una que logra inspirar a las personas detrás de ideas y movilizarlas en pro de acciones. Sin embargo, eso no significa que seas necesariamente ordenada para mantener las cuentas, o que sepas de leyes para que tu campaña siga todas las reglas. Todos los roles requieren de distintas aptitudes. 

Más adelante veremos qué aptitudes van mejor con cada uno de los roles de campaña:

Montando tu equipo de campaña electoral

Cómo identificar a las personas necesarias para componer tu equipo.

Quizás tú dirás: si no tengo a nadie que tenga esas características ¿qué hago? Bueno, es perfectamente normal que tú, tu jefa de campaña o más miembros de tu equipo tengan que aprender en la marcha, desarrollar nuevas habilidades y apoyarse en más personas que quizás no forman parte activa de la campaña. ¡Pero de eso se trata! Que no estés tú sola en este desafío de suplir múltiples labores que requieren distintos conocimientos y habilidades.

5. Un grupo de cabezas piensan mejor que una  

¿Has oído el dicho: dos cabezas piensan más que una? Así mismo funciona para una campaña electoral. 

Aunque hay momentos en que requerirás una dirección vertical que ordene toda tu campaña en corto tiempo (no por nada los equipos de campaña se llaman “comandos”), hay muchos otros en que las cabezas de muchas personas te servirán para solucionar problemas, inventar formas creativas de hacer campaña y conocer mejor a tus electores. Y esto es igual de importante que mantener el control. Date la oportunidad de escuchar muchas voces y de enriquecer tu campaña con las ideas de tu equipo y voluntarias.

6. Un equipo para cada tipo de campaña

Sobre esta guía, algunas de ustedes dirán: “todos muy buenos motivos, pero mi campaña no funciona así. Mi campaña va a ser súper pequeña, o será sólo digital, o en realidad ni siquiera necesito contar recursos porque no tendré muchos”. 

Bueno, para cada campaña hay un tipo de equipo. A no ser que decidas no hacer campaña en lo absoluto, todo lo que hemos dicho vale para ti. Puedes armar un equipo pequeño que sólo tenga un coordinador general, un coordinador de campaña en calles y otro que maneje las redes. Y pedir ayuda de voluntarios en todo lo demás. O si decides que quieres hacer una campaña electoral enfocada en las redes sociales, tener un equipo fuerte en diseño y manejo de redes sociales. De hecho, en la guía ”¡El equipo de comunicación electoral de tus sueños!” te contamos cómo sería un equipo de comunicaciones ideal y en la guía

Organización para la campaña digital”, cómo armar un equipo de comunicación digital. 

Lo importante aquí es que elabores tu equipo siguiendo tu estrategia de campaña.

Primeros pasos de estrategia para campañas electorales

Elementos básicos de una estrategia de campaña e introducción a la planificación. 

7. ¡Tranquila! No todo requiere dinero 

Por último y no menos importante: no todo requiere dinero. 

De hecho, parte de los recursos más importantes de una campaña son recursos no monetarios y existen maneras de contabilizarlos al momento de hacer la rendición ante Cuentas Claras, en el caso colombiano. 

Por eso, si no tienes dinero para contratar a las personas de tu equipo, no se pierde nada con preguntar entre tus contactos quiénes estarían motivadas en contribuir con algunas horas para tu campaña. Te sorprenderás de lo animadas que están las personas para donar un poco de su tiempo por una causa en la que creen. De hecho, muchas veces, cuando saben que eres candidata, si confían en ti y en tu proyecto, puede que ellas mismas se ofrezcan a ayudar sin que ni siquiera lo pidas. Aunque la mayoría no pueda contribuir con una jornada completa o siquiera de medio tiempo, es increíble lo poderosas que pueden ser campañas financiadas principalmente por trabajo voluntario. Y a aquellas personas que estén más comprometidas y que tengan más tiempo para donar, puedes pedirles que formen parte de tu equipo sin problemas. 

Si quieres ayuda contactando voluntarias, ya sea para que formen parte de tu equipo o para que te ayuden en algo particular, revisa la guía:

Voluntarias: de la convocatoria a la movilización

Herramientas para desarrollar procesos completos de gestión de voluntariado: desde la convocatoria, pasando por la recepción, hasta la activación de cada voluntaria a una área de apoyo relacionada con sus aptitudes y talentos.

e-mail

¡Quédate ahí!

Recibe novedades de la escuela OP en tu email