La Excuela Ocupar la Política

Marzo 16, 2021. Por Ocupar La Política

Experiencia de campaña en 2020 Brasil – Thais Ferreira

Las dificultades fueron poder hablar con personas que no querían tener contacto visual, también en la entrega de material impreso. Para sortear estas dificultades, utilizamos un enfoque que conecta a las personas con problemas directamente relacionados con su vida cotidiana, motivando así el interés”, relata Thais Ferreira sobre su experiencia de hacer campaña durante la pandemia.

¿Cómo fue tu experiencia de participar en una campaña electoral en medio de una pandemia? 

Sin duda fue muy desafiante, nuestro público objetivo -desde la campaña hasta ahora, en nuestra gestión #Mãedata- son personas de las zonas periféricas de la ciudad de Río de Janeiro, especialmente de los suburbios, de donde es Thais Ferreira. Son barrios como Madureira, Vaz Lobo, Irajá y otros, principalmente del norte de Río. Creemos que este público necesita necesariamente este «cuerpo a cuerpo» para colocar fe en un proyecto político. Aunque teníamos un número reducido de personas -especialmente en comparación con las poderosas campañas de la ciudad- y seguimos todas las restricciones sanitarias del momento, logramos estar en las calles, especialmente en los últimos 15 días de la campaña, una etapa decisiva para muchas personas. La candidata, a quien le gusta mucho estar en la calle, no salió de ella hasta el último momento. Para nosotras, hacer campaña en la calle en áreas periféricas, en una ciudad mayoritariamente negra y femenina, con una candidata negra, joven y madre fue crucial para nuestra elección. Crear esta identificación con tantas otras niñas y mujeres sin duda, para nuestra campaña, fue fundamental. Por lo tanto, una campaña con pocos recursos económicos y poco personal remunerado, necesitaba estar en la calle para llegar a más personas. 

¿Cómo crees que ha cambiado la pandemia la forma en que hacemos campaña? ¿Afectó tu campaña? ¿De qué maneras?

La pandemia nos ha hecho estar más alerta a los protocolos de salud, para cuidar a nuestro equipo y a las personas con las que hablamos. Brindó la posibilidad de invertir más en el formato virtual de movilización y también llegar a la gente a través del correo tradicional.

Ahora, cuando pensamos en una campaña, tenemos que pensar en realizar actividades virtuales o físicas con distanciamiento, siempre tenemos que monitorear al equipo y actuar cuando alguien muestra algún síntoma. Reforzar el cuidado en general sin perder el involucramiento. Mantenernos en conexión  con nuestras propuestas y con  la realidad de las personas a las que queremos llegar.

¿Este impacto fue diferente entre hombres y mujeres, blancos y negros? ¿Por qué y cómo? 

El impacto fue diferente entre los negros y los blancos, principalmente porque muchos candidatos negros y periféricos ya se estaban movilizando comunitariamente para fortalecer sus regiones. Liderazgos comunitarios y políticos ya trabajaban para reducir los impactos de la pandemia y ayudar a quienes más lo necesitaban. En el caso de Thais Ferreira, con “Segura a Curva das Mães”, madres solteras y pobres. Por tanto, el trabajo de estas figuras se duplicó. También es importante enfatizar la desigualdad de financiamiento que todavía sufren los blancos y negros en los partidos, por lo tanto, ante una pandemia, la diferencia y las desigualdades se acentuaron.

Solo pensando en su campaña callejera: ¿Qué nuevas dificultades enfrentó al diseñar o ejecutar las acciones callejeras de su campaña? ¿Cómo superó estas dificultades? ¿Qué estrategias utilizaron?

Las dificultades fueron poder hablar con personas que no quieren tener contacto visual, también en la entrega de material impreso. Para sortear estas dificultades, utilizamos un enfoque que conecta a las personas con problemas directamente relacionados con su vida cotidiana, motivando así el interés. También comenzamos a hacer campaña en lugares que la gente está más dispuesta a escuchar, como en las paradas de autobús y otros accesos al transporte público.

¿Diría que la pandemia también tuvo oportunidades de acción en la calle? Si es así, ¿cuáles? 

La pandemia agravó situaciones que ya eran muy graves antes. Hablar de los efectos de las desigualdades, por ejemplo, ha permitido  un mayor involucramiento en la calle porque son situaciones que están muy presentes en quienes, aún en este contexto, necesitan seguir trabajando. En este sentido, fue posible establecer diálogo sobre la urgencia de construir políticas públicas que acaben con la exclusión de una mayoría minorizada y promuevan más derechos.

Solo pensando en su campaña digital: ¿Cuáles son los nuevos desafíos debido a este contexto? ¿Qué hicieron para superarlos? 

Uno de los principales desafíos en el contexto de la pandemia, especialmente para quien hace campaña de calle, es demostrar que, aunque estás en la calle, hay un gran respeto por las medidas sanitarias indicadas por las agencias de salud pública, como el uso constante de mascarilla (no se puede perder la confianza de los votantes en ese rubro). También es muy importante pensar en contenidos creativos que hablen de política, pero que también sean ligeros y entretenidos. El momento es super difícil, la política no es algo  chévere para la mayoría de las personas, entonces hay que hacerlo leve, y eso es lo que hicimos: exploramos colores brillantes, una narrativa alegre, llena de vida y con esperanza.

¿Diría que se han abierto nuevos temas de conversación? ¿Ha podido movilizar a la gente por estos motivos?

Sí, se han abierto nuevos temas. Especialmente en relación con el trabajo, los desplazamientos y la vivienda. Las condiciones en las que la gente vive fueron muy impactadas por la pandemia y se hizo patente la falta de políticas públicas para los marginados en las ciudades, especialmente en metrópolis como Río de Janeiro. Logramos movilizar mucho a la gente por la importancia de la acción del Estado y especialmente por los problemas que se podrían evitar o reducir si la gestión pública fuera más eficiente. Este diálogo sigue siendo un desafío y, al mismo tiempo, fundamental para promover una mayor educación ciudadana y presionar al Poder Ejecutivo.

En su opinión, ¿qué importancia tiene la creatividad al hacer campaña en escenarios adversos?

La creatividad es fundamental, especialmente en una campaña con pocos recursos. Por ejemplo, en nuestra campaña llevamos a cabo una acción llamada «Política de portón», en la que publicamos el celular de la candidata para recibir invitaciones para hablar en la puerta de las casas de la gente -ya que no podíamos hacer encuentros en espacios cerrados-. Aprovechamos la «oportunidad» de la pandemia y el distanciamiento social para decir que nuestra vida diaria es política y que se puede discutir en la puerta de tu casa. Además, hasta al menos los últimos días de la campaña, le pedimos a todos los voluntarios programar encuentros pequeños -sin importar cuántas personas eran- para que la candidata pudiera asistir, que las personas la conocieran y demostrara ser una persona real. A menudo, ella, siendo «real», hablaba de política mientras cocinaba, jugaba con sus hijos o tomaba el transporte público. Otra acción creativa que resultó muy interesante fue la rayuela en los espacios públicos para recordar que cuando la ciudad atrae a los niños para promover el juego, es segura para todas las personas (combinando el derecho a la ciudad con la infancia, pautas prioritarias para nosotras).

¿Qué ideas innovadoras implementó en su campaña electoral? Si es posible, elija uno y profundice. 

Reconociendo la capacidad de gestión de comunidades de nuestra candidata y la falta de recursos para tener alguien dedicado a Whatsapp, en todos nuestros folletos el Whatsapp era de Thais Ferreira, la candidata. Cuando repartíamos folletos y decíamos que era de la candidata, la gente se sorprendía mucho y de hecho mandaba mensajes, dudas, sugerencias y quedaban muy ilusionados por el contacto directo con la política. Otra idea innovadora fue la transmisión en vivo de alta calidad en Facebook. Lanzamos la candidatura con los articuladores de la campaña para mostrar que en realidad fue colectiva: fue una conversación ligera y divertida sobre política y que tuvo muchos espectadores. Otra que también fue interesante fue el #EuFinancioThaisFerreira, en el que nuestros voluntarios y personas que estaban apoyando nuestra candidatura enviaron fotos con la cantidad de R $20 reales, o más.

¿Qué recomendación le daría a un candidato que hace campaña en el contexto de una pandemia?

Thais Ferreira suele hablar sobre la importancia de las redes de apoyo, especialmente para las mujeres madres. Es fundamental mirar a tu lado y entender con quién se puede contar en ese momento tan agitado en la vida de una mujer, sobre todo si es madre. También es importante, al hacer campaña en el contexto de una pandemia y salir a la calle, tener cuidado con las personas que te rodean, porque sí, salir a la calle en la pandemia es una gran exposición, esto es un consejo importante: tengan cuidado unos con otros. A la hora de salir a la calle y dar a conocer las acciones, también es importante estar siempre usando mascarillas y fomentando su uso, al fin y al cabo, nadie quiere ser un referente político negativo en este contexto, excepto el presidente. Explorar nuevas herramientas digitales también puede ser algo bueno, como, por ejemplo, transmisiones de buena calidad para prelanzamientos y lanzamientos de candidaturas o debates sobre los temas principales, pero es importante tener cuidado de no ser aburrido y poco interesante.

Rithyele Dantas.

e-mail

¡Quédate ahí!

Recibe novedades de la escuela OP en tu email